Resiliencia para la paz

Del 12 al 16 de septiembre se llevó a cabo la Semana de la Paz, donde por medio de múltiples actividades, se resaltaron la paz, el respeto y el diálogo como algunos de los valores que caracterizan a la Comunidad Refousiana.

Tal y como lo pensaba el filósofo griego, Epicteto, el ser humano debe esforzarse por saber diferenciar entre aquellas cosas que dependen de él y las que no, allí radica el secreto de la felicidad: Saber invertir nuestros esfuerzos de manera inteligente. ¿Qué sentido tiene esforzarnos en cambiar realidades que no dependen de nosotros? Ninguno. Es mejor dar nuestra energía y esfuerzos a aquello que sí podemos modificar.

Este razonamiento inicial nos da la pauta para pensar y vivir en la resiliencia. Hacernos cargo de nuestra existencia consiste básicamente en saber aceptar aquello que no está en nuestro poder cambiar y orientar nuestras acciones a lo que sí. No puedo, por ejemplo, erradicar los momentos difíciles, los accidentes o las penas, inevitablemente, estos sucederán. Sin embargo, puedo decidir cómo afrontar cada una de esas vivencias. No puedo evitar sentir dolor o alegría ante ciertas situaciones, pero sí puedo elegir cómo gestionar mis emociones.

Epicteto, no solamente nos brinda una manera de entrenarnos en la resiliencia tendiendo a la felicidad, sino que nos explica, a su vez, el porqué es tan importante: la felicidad no está al alcance de quien no reconoce ni cómo es la vida ni el poder de sus acciones.

En la Semana de la Paz 2022 invitamos a la Comunidad Refousiana, con dinámicas tales como conversatorios, diálogos e invitados especiales, a pensar y vivir la resiliencia desde el estoicismo, de esta manera la paz deja de ser solamente una idea y se convierte en acciones que día a día podemos vivir y llevar a cabo.

Acá puede ver cómo se vivió la Semana de la Paz 2022